top of page

Bienvenido al Sureste
Comunidad de Aprendizaje de Recuperación

El apoyo entre pares es un proceso a través del cual las personas que comparten experiencias comunes o enfrentan desafíos similares se unen como iguales para brindar y recibir ayuda basada en el conocimiento que surge a través de la experiencia compartida. Este intercambio de experiencias vividas es lo que hace que el apoyo entre pares sea real, impactante y exitoso.

 

El apoyo entre pares puede adoptar muchas formas: apoyo individual en persona, llamadas telefónicas, mensajes de texto, reuniones de grupos de apoyo, visitas domiciliarias, paseos juntos y mucho más.

 

Las personas que se involucran en el apoyo de pares pueden ayudar a otras personas que experimentan situaciones similares.  Al compartir nuestra experiencia vivida, herramientas de bienestar, fortaleza y esperanza en un entorno mutuo entre pares, pueden ocurrir impactos significativos en nuestras creencias sobre la recuperación y el bienestar emocional.

 

El apoyo entre pares alienta a las personas a encontrar sus propios caminos hacia el bienestar. Mejora las habilidades para la vida y puede ayudar a alguien a reformular los desafíos de la vida. Fomenta la resiliencia y ayuda a las personas a reconocer las oportunidades de crecimiento personal.

 

A través del intercambio de experiencias de vida, se construyen conexiones mutuas y relaciones de confianza, lo que ayuda a las personas a sentirse menos solas en sus luchas.

 

Participar en el apoyo entre pares aumenta el compromiso y la integración de la comunidad, ayudando a las personas a encontrar las comunidades de su elección. Fomenta un sentido de conciencia sobre la salud mental y ayuda a reducir los efectos del estigma.

 

La experiencia vivida del trauma, las condiciones de salud mental diagnosticadas y/o los desafíos del abuso de sustancias facilitan un tipo diferente de conocimiento sobre nosotros mismos.  

 

Compartir nuestras historias y herramientas de bienestar muestra la posibilidad de recuperación y esto puede traer un sentido de esperanza, significado y propósito a la vida de las personas.

Peer support can take on many forms: one-on-one in-person support, phone calls, text messaging, support group meetings, home visits, going for walks together, and much more!

People engaging in peer support can help others experiencing similar situations.  By sharing our lived experience, wellness tools, strength, and hope in a mutual peer-to-peer setting, significant impacts on our beliefs about recovery and emotional wellness can occur.

Peer-to-peer support encourages people to find their own self-determined paths to wellness. It enhances life skills and can aid someone in reframing life’s challenges. 

Our lived experience facilitates a different kind of knowledge about ourselves. It fosters a sense of awareness about mental health and helps to reduce the effects of stigma.

A group of people in a support group 2.png

Peer support increases community engagement and integration. This helps people find their communities of choice. Mutual connections and trusting relationships are built through the sharing of life experiences, which help us feel less lonely in our struggles. 

Sharing our stories and wellness tools show the possibility of recovery, and this can bring a sense of hope, meaning, and purpose to people’s lives.

bottom of page